Seguidores

Mi sala

domingo, 3 de octubre de 2010


El vuelo de la abubilla delata enseguida el color blanco y negro de sus alas. Se desplaza pequeños tramos, posándose en arbustos, en postes, muros, tejados etc…,  siempre cerca del suelo. No suelen verse en grandes grupos, más bien se suele ver a uno o lo más dos ejemplares juntos. El reclamo  es un repetitivo “up-up-up” suave y aflautado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario