Seguidores

Mi sala

jueves, 29 de septiembre de 2011

El Mirlo

 Amigos aquí quiero compartir ahora con vosotros esta serie del Mirlo común, esta es la hembra.
 Las hembras poseen un plumaje notoriamente más apagado, pardo oscuro o negruzco por encima y más claro, pardo rojizo debajo, teniendo algunas marcas en forma de moteado por el pecho. La garganta es blancuzca. El pico carece de la brillantez del de los machos y domina en él el color pardo oscuro con manchas amarillentas que pueden llegar a ser en las hembras adultas tan extensas que cubran todo el pico excepto la punta; algunas, no raras, tienen el pico casi tan anaranjado como los machos. Siempre son adultas de más de un año de edad. Las patas son pardo oscuras o negruzcas.
 Hay una considerable variación individual que afecta tanto a adultos como a jóvenes en la coloración y marcas del plumaje. A causa de ello resulta a veces dificultoso distinguir jóvenes mirlos de hembras adultas en muda. No es infrecuente que los machos en su primer año de vida, pero ya reproduciéndose, no tengan todavía el plumaje completamente negro, sino con tonos parduzcos que afectan sobre todo a las alas, cabeza y espalda. Otros, ya adultos, debido al desgaste tienen los bordes de las plumas de color marrón o pardo oscuro, lo que da al conjunto un aspecto como de hembras. En general, los mirlos en su primer invierno tienen el pico de color hueso negruzco como en el otoño, empezando a mancharse de amarillo al final del año para ser anaranjado siempre en febrero-marzo y ocasionalmente algunos ya en
enero.


 La hembra construye un limpio nido en forma de copa con hierbas, hojas secas y barro en arbusto, arbolillo o alero de un edificio; pone, de marzo a julio, de 3 a 5 huevos verdes azulados claro con puntos pardos; la incubación dura unos 13 días sólo por la hembra; las crías, cebadas por los padres, vuelan al cabo de 13 ó 14 días; generalmente dos o tres crías.
 Es un pájaro vivo y agitado. Si se asusta, huye volando raso, lanzando un irritado crescendo. Moderadamente inquieto, se contenta con algunos «tchar-tchar» interrogadores, mientras que al acercarse la noche emite con insistencia unas series de «tic-tic-tic-tic», oculto al abrigo de la maleza. En contraste con este repertorio de gritos discordantes, el canto es de una pureza extraordinaria.



 Yo le llamo el chivato del campo, en cuanto te ve ya sabeis, lo sabe todo el mundo. 
Espero que os guste la serie, ya le tocará al macho. Un saludo a todos.

jueves, 15 de septiembre de 2011

El vuelo del Gavilan

 Amigos, esta vez le toca a esta magnifica rapaz, como es esta hembra de Gavilán,
Aquí os dejo estas 6 tomas, que realmente son nadas mas que dos, las otras cuatro son recortes, creo que merecía la pena los recortes, no sé lo que pensareis vosotros, en fin, estoy dispuesto a oir.
 La he podido fotografiar en mi sierra querida, nunca la había visto en estos territorios, pero allí estaba ella, cazando en las cárcabas liada con las Chovas Piquirrojas, siguiéndola con los prismáticos, fué  todo un espectáculo, estaba muy lejos, pero en unos segundos, solo me dio la oportunidad de poderla fotografiar dos veces y desapareció, que espectáculos amigos, que maravilla, aquí el documento.


 Esta es la segunda toma, las demás son recortes, espero que os guste.

Amigos aquí os dejo esta preciosidad, espero que os guste aunque cuatro de ellas sean recortes, a mí personalmente me encanta, la mire como la mire.
Un abrazo y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.

domingo, 4 de septiembre de 2011

La Garcilla Bueyera

 Amigos ahora nos vamos otra vez a la Laguna del Salobral o Laguna del Conde en el termino de Luque (Cordoba) donde también se puede encontrar esta especie, La Garcilla Bueyera, en esta serie va acompañada de otras de las especies que también están de inquilinas en el lugar.
 Las fotos has sido todas tomadas desde el hide con tripode y algunas horas de calor.

Bueno amigos espero que os guste y me gustaría saber cual de ellas os gusta más. Un saludo y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.