Seguidores

Mi sala

domingo, 27 de noviembre de 2011

El Pinzón Vulgar Macho

 Hola amigos, sigo trabajando con los pequeñines y en esta ocasión le toca a esta preciosa ave, el Pinzón Vulgar, ahora le toca al macho en otra ocasión pondré la hembra, todas las fotos están hechas en un una charca natural y con luz totalmente natural en diferentes cesiones y como se puede ver con diferentes luces.
 La mayoría de las personas a las que se pregunte cuál es el ave más común en España, probablemente mencionarían el Gorrión Común. Pero, en realidad, el primer puesto en abundancia corresponde al Pinzón Vulgar.
 Cabeza y cuello, gris azulado; pecho y mejillas, rosas; dorso castaño; con blanco en las alas, cola y hombros. La hembra es parda amarillenta por encima y más clara por debajo; con franja alar y laterales de la cola, blancos.

 Los pinzones comienzan a cantar en febrero, pero no todos cantan del mismo modo; se han notado llamativos dialectos regionales, especialmente entre aves llegadas del resto de Europa. A pesar de ello, el canto es fácil de identificar, pues siempre acaba con un enfático floreo.
 Ambos sexos construyen cuidadoso nido en forma de copa, con musgo y liquen, forrado de lana, pelo y plumas; en sotos, arbustos o en la horquilla de un árbol; pone, de abril a junio, de 3 a 6 huevos blanco sucio con manchas pardo rojizas; incubación, sólo por la hembra, de 12 a 14 días; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras unos 15 días; a veces dos crías.
 En invierno se une, en grandes bandos, con otros fringílidos, escribanos y gorriones, para alimentarse en tierras de labor y rastrojos; sin embargo, a veces forma él solo los bandos, cuyos individuos son todos del mismo sexo. Por esta curiosa costumbre de separación de sexos en otoño-invierno es por lo que recibió del naturalista sueco Linneo el nombre de coelebs (en latín, célibe), detalle que en las aves que crían más al norte es particularmente notable, pues mientras que las hembras y jóvenes abandonan las áreas de nidificación para invernar en zonas más templadas, la mayoría de los machos permanece en aquéllas reunidos en bandos.
Bueno amigos y con esta última toma se acaba esta serie del Pinzón Macho, espero que os guste. Un abrazo a todos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.

viernes, 18 de noviembre de 2011

El Carbonero Común

 Amigos, sigo trabajando con estos pequeñajos, de momento en una charca natura con luz totalmente natural en las Sierras Subbéticas y esto es lo que me está saliendo, espero algún día poder hacer mejores fotos, pero de momento esto es lo que hay, teniendo en cuenta todas estas cositas, espero que os guste.
Esta vez le toca al Carbonero Común.
 Los carboneros comunes siempre son activos, tanto si se trata de buscar comida en invierno, como de descubrir, a partir de febrero, una cavidad para construir el nido. En la mala estación vagan en pequeños grupos ruidosos, a los que se unen otros pájaros, como trepadores, agateadores, reyezuelos e incluso, a veces, el Pico Picapinos. Se distinguen por su vivo plumaje, en el que se mezclan amarillo brillante, blanco puro, negro lustroso y 
verde oliva.
   
 
 A finales de invierno el macho visita los agujeros de los árboles y los muros, así como las cajas anideras, y trata de atraer a la hembra, a la que alimenta con presas escogidas.
 Cabeza y cuello negro brillante; mejillas blancas; con una banda negra que desciende por el pecho amarillo; dorso verde; sexos iguales.

 En esta toma el Carbonero le dice a una hembra de Curruca Capirotada, que el que manda en la charca es el, jjj, pero ella como todas no le hace ni puñetero caso y hasta que no ha bebido no se va.

 Amigos, en esta toma, se está pensando si tomar el baño matinal o no, estuvo un ratito que si si o que si no y al final al agua patos.
Bueno amigos y aquí esta serie de esta preciosa ave que no para de moverse por nuestros campos y que tiene unos colores preciosos, espero que os guste la serie. Un abrazo para todos.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El Zorzal Común (Turdus philomelos)

 Amigos, el Zorzal, un ave que desgraciadamente es un punto de mira para los cazadores, que en esta epoca del año aquí en la Subbética como en otros puntos de España caen muchísimos en la caza, lastima que un animal como este termine así, cada año hay menos ejemplares, no se que pasará si esto sigue así, lo cierto es que vas al campo y cada vez se ven menos, ¿Quién tiene la culpa? eso ya lo sabemos todos y nadie hace nada, así es esto.
 Su canto es repetición de una fase clara, impidiendo con ello la confusión con el canto del Zorzal Charlo o del Mirlo Común. Se puede oír casi en cualquier mes del año; empieza a cantar en enero, a menos que el tiempo sea muy crudo, y continúa hasta julio. Más tarde, en septiembre, comienza de nuevo y en octubre y noviembre canta casi tan fuerte como en primavera.
 En España anida solamente en casi toda la franja norte del país y localmente en puntos cercanos a ella. Es un ave en exceso abundante en los pasos de primavera y otoño, pero particularmente en el invierno, cuando se agrupa en formidables bandos con otros zorzales, se dispersa principalmente por las zonas olivareras del sur, en las que hacen verdaderos estragos pero todo esto cuando había muchos, ahora desgraciadamente no es así, hay muchísimos menos y las poblaciones siguen bajando, donde acabarán.

 Ambos sexos construyen voluminoso nido en forma de copa con hierbas y hojas secas, revestimiento de barro, en arbusto, seto, árbol a poca altura o en cornisa; puesta de marzo a julio, de 3 a 6 huevos, azul claro con pintas negras, cuya incubación dura de 13 a 14 días sólo por la hembra; los pollos, cebados por ambos padres, vuelan después de 13 a 14 días; generalmente dos o tres crías.

 Pardo por encima; pecho con profusión de motas en forma de corazón invertido, acabando en blanco hacia el vientre; menor que el Zorzal Charlo, sin blanco en las plumas
de la cola; sexos iguales.

Amigos espero que os guste la serie, un animal tan lindo y que futuro que tiene. ojalá que esto cambie un poco. Un saludo a todos y gracias por vuestras visitas y comentarios.

martes, 1 de noviembre de 2011

El Petirrojo Europeo


Si hubiera que conceder a una de nuestras aves la palma de la familiaridad, ¿quién se la llevaría mejor que el Petirrojo? Su silueta rechoncha y viva, brincando entre las hojas secas en busca de gusanejos es bien conocida de los paseantes, que no dejan de notar la presencia de esta pequeña bola con pechera de color rojo vivo. Amigos después de un largo trabajo como el de mi pequeño buitre e decidido empezar a trabajar con los pequeñajos, creo que tienen también muchísimo encanto y aquí os muestro mis primeras tomas de este precioso Petirrojo ya irán viniendo mas.


 De hecho, el Petirrojo Europeo esconde bien su juego, pues su mal carácter podría perjudicar la amistad que se le concede. Pero es de admirar la energía que despliega un animal tan pequeño en la lucha por la vida. En él, el rojo es una señal de alarma, mientras que en los colirrojos, el color de su cola es sólo un medio primitivo de reconocimiento. La visión de otra pechera roja provoca en el petirrojo una serie de actitudes de intimidación que se acentúan hasta que uno de los protagonistas huye, por lo general, antes de llegar a la lucha. El canto delimita el territorio y evita conflictos.
 Las hembras cantan solamente en invierno, período en el cual defienden un territorio propio, a menos que el tiempo se muestre extremadamente riguroso, en cuyo caso aplicarán todas sus energías a la búsqueda y consecución del alimento necesario para subsistir. A mediados del invierno la hembra comienza a buscar pareja, eligiendo entre los machos que cantan.



 Partes superiores pardo oliváceas; pecho, garganta y frente rojo anaranjado; abdomen blancuzco; sexos iguales.
 Bueno amigos esta es la primera serie de este año de esta preciosa ave que todos bien conocemos. Espero que os guste. Un abrazo.